Recurso 5


BLOG

HERNIA, PROTUSIÓN Y CONTROL POSTURAL PARTE II:  Las curvas de la columna. Hernia protusión y control postural ( Parte II) ¿Se han fijado que las hernias normalmente tienen lugar en las lumbares y cevicales


En el post anterior vimos como en la patología discal (hernia o protusiones principalmente) podíamos reducir su etiología (origen de la patología) a dos sucesos: el desplazamiento vertebral y la rotura del disco. Antes de seguir metiéndonos a fondo dando detalles más concretos, sigamos las generalidades que nos van a ayudar a entender cómo funciona el cuerpo y más concretamente la patología discal, y más específicamente la lumbar y cervical.

¿Se han fijado que las hernias normalmente tienen lugar en las lumbares y las cervicales? Pocas veces encontramos hernias a nivel dorsal, este tema lo tocaremos en otro momento pero podemos adelantar que la espalda tiene 4 curvaturas:

Fusión de anatomía, psicología e integridad psicofísica Anatomia Humana Huesos, Anatomia Del Cuerpo, Accidentes Escolares, Enfermeria Profesional, Ortopedia Y Traumatologia, Medicina Deportiva, Ejercicio Fisico Y Salud, Masoterapia, Ciencias De La Salud

  • Lordosis Cervical.
  • Cifosis Dorsal.
  • Lordosis Lumbar.
  • Cifosis Sacra

Es decir, la columna no es recta, sino que va haciendo una “S”. Fíjese que a nivel cervical y lumbar encontramos la misma curva: Lordosis, mientras que a nivel dorsal y sacro encontramos también el mismo tipo de curva: Cifosis. Qué casualidad que coincide, que lo común es encontrarnos los dolores a nivel cervical y lumbar, y que éstas además tienen el mismo nombre porque son el mismo tipo de curvas ¿no? Aclaremos esta cuestión.

Si utilizamos la observación, y dedicamos un pequeño espacio de tiempo a entender que hay en cada una de estas zonas, podremos descubrir el origen de las lesiones pudiendo solucionar nuestros dolores y encontrar además la posterior relación emocional, explicada en psicosomática:

A nivel cervical - Encontramos el cuello, lo más importante para esta zona de la columna es estar libre para que podamos mover la cabeza y dirigir la mirada, además es la zona por donde pasa el aire y la comida, conductos prioritarios para la vida, de manera que el cuello muchas veces se va a ver afectado para mantener el diámetro de estos tubos abiertos.

A nivel dorsal – Encontramos el pecho, con las costillas y el esternón, dentro de esta caja aparece los pulmones y el corazón, sobra indicar la importancia de estos órganos para la vida, de manera que el cuerpo crea una estructura fuerte alrededor para poder protegerlos.

A nivel lumbar – Encontramos el resto de vísceras que varían en volumen, es verdad que estas también necesitan protección pero el cuerpo no puede crear una estructura ósea como la dorsal porque si no, no podríamos movernos, observen la poca movilidad que tenemos en la zona dorsal e imagínese toda la columna con la misma estructura. Es para ello, por lo que el cuerpo creó el músculo transverso del abdomen que permite encontrarnos con esa protección, y actúa como faja, ya que todas las vísceras están ancladas y tiran de la columna, necesitan de una estructura que desde delante permita mantenerlas en su sitio y no se derramen y caigan. De ahí la importancia del transverso.

A nivel sacro – Encontramos la piedra angular que une la columna con la pelvis y la cadera. Es el punto de unión de las fuerzas descendentes que ejerce la gravedad y las fuerzas ascendentes que generan las piernas para mantenernos de pie y poder andar. Además es la zona que protege toda las terminaciones nerviosas de la mitad inferior del cuerpo así como órganos sexuales.

 

Lo más importante de entender es que tenemos dos tipos de curvas, la lordosis que nos permite movernos y la cifosis que permite proteger el sistema y organismo. Esto no implica que la parte cifótica de la columna no pueda moverse, es más se debe mover, pero si por cualquier motivo no puede moverse ¿Quién va a asumir ese bloqueo? La respuesta es la parte móvil, la cual se tendrá que mover: lo que ella se mueve de por sí, más un exceso para compensar la hipomovilidad de la zona anexa. Seguimos desarrollando esto y entenderán porque se produce la hernia y se llega a romper el disco.

Para que quede claro esto último pongamos un ejemplo: Imagínense que se encuentran dentro de una empresa, que en el departamento financiero una persona se dedica a pasar entrevistas para contratar personas mientras que la otra vigila las cuentas controlando los ingresos y gastos. Qué pasaría si a la primera persona de repente le sucede algo y no puede venir a trabajar, la segunda debería hacer el papel de las dos, la primera persona estaría lesionada en casa, pero la segunda estaría estresada, agotada, cansada de hacer un trabajo que no le toca, llegando a enfermar. Pues exactamente esto pasa en el cuerpo.

El control postural busca encontrar estos bloqueos y devolver la movilidad de cada zona bloqueada para que ninguna tenga que hacer el trabajo de otra y por tanto no se lesione por sobreesfuerzo.

Veamos entonces porque se rompe el disco intervertebral.

 

Post Relacionados.

Desplazamiento vertebral. Hernia, protusión y control postural. (Parte I)
Rotura del disco intervertebral. Hernia, protusión y control postural. (Parte III)

 

Miguel Alonso Gail

Lic. Educación Física - Osteopatía y Psicosomática.

Especialidad Control Postural y Pilates.